2 de diciembre de 2008

Rocky Racoon (1968): El Álbum Blanco que no se llama así sino The Beatles, dura lo mismo que las buenas películas, alrededor de una hora y media. Y tiene de todo. El mejor disco doble de toda la historia de la música contiene el pasado, el presente y el futuro de lo que algunos llamaron rock. Más grandes que Cristo alguna vez, quisieron ser más grandes que ellos mismos en esa ocasión, en ese verano y posterior otoño del '68 londinense y mundial. Y lo consiguieron a un precio muy alto. Depués de poner todo patas arriba y en tecnicolor un año antes; estaban dispuestos ahora a acabar con ellos mismos, a no ceder espacio en los surcos del vinilo, a hacer un disco triple o cuádruple de ser necesario. Bastaron dos. Cuatro caras. 93 minutos y 35 segundos. Del comienzo del final brotó una flor, cargada de dolor y belleza.

Paul McCartney se inventó éste country cuando estaba perdido en medio de la India, soportando las inverosímiles verdades del gurú Maharishi. Si quiso remedar a Dylan la broma le salió más que bien. La historia del pobre Rocky, un perdedor aferrado a una biblia prestada, que encuentra lo que no había perdido.

3 comentarios:

Daniel García dijo...

Qué hermosa!!!

la nere dijo...

molto bella e magica

OhYeah dijo...

como se sube una cancion a mi blog por filden? no he podido