23 de enero de 2010

Será que la canción llegó hasta el sol (1983): Fue en 2004. Llegué tarde. La rueda de prensa se desarrollaba en una reconocida discoteca de un opulento e insportable sector bogotano. Entré a un salón adornado con muebles blancos. Lo vi. Estaba arrinconado cómodamente en un sofá amplio. Sentí que sus palabras me transmitían la sabiduría de los elefantes, de las ballenas y claro, de los árboles. Los periodistas que lo rodeaban, como siempre, no entendian nada; estaban frente a un bicho raro del que ni siquiera sabían escribir bien su apellido. Habló de Hendrix, de la creatividad, de los músicos que ni siquiera con un par de turbinas pueden levantar vuelo. Le pasé un disco suyo y le dije que era mi favorito de todos los que él había grabado. Sonrió y dijo que era raro que ese disco fuera el favorito de alguien. Puso mi nombre, el suyo y un símbolo de paz. La siguiente noche en la misma discoteca tocó por primera vez en Bogotá para unas 200 personas -que aún no creemos lo que vivimos allí. Un día después lo hizo para 50.000. Iluminó. Tenía 54 años. Hoy cumple 60. Feliz cumple, Flaco querido.





Glosa: Escucho esta canción con Ana María Amaya-Villarreal en mi corazón.

3 comentarios:

Ana María Amaya-Villarreal dijo...

o hasta aquí. Teamo.

Bajan dijo...

Sí, Flaco querido. Qué bonito lo que escribió.

Anónimo dijo...

Adoro a Ana Maria Amaya-Villarreal. Sus articulos son magicos y me transportan a mundos desconocidos. Su olor me intoxica y me lleva al extasis en cada clase. Te amamos