28 de julio de 2008

Flaca (1997): Los primeros meses de 1997 me sorprendieron de vacaciones forzadas. El servicio militar me declaró "no apto" para labores poco o nada inteligentes y yo con gusto firmé en mi bendita cicatriz. Como esta situación tuvo un trámite largo, mi aspiración a dedicarme a un oficio terriblemente inteligente como la ingeniería química se había visto aplazado seis meses. Entonces el Clan Caballeros de San Luís me ocupó la mayor cantidad de tiempo. También la radio, escuchaba mucha radio. Una tarde, enamorado (pero solo y sin un sí que no escucharía nunca de aquella boca) y rumbo a Medellín con mis amigos rovers; un señor que renunciaba a su apellido Rodríguez y se aventuraba de nuevo a ser Calamaro, me cantaba la siguiente canción y cambiaba mi vida para siempre.



2 comentarios:

juanmosquera dijo...

epifanía: una canción cambia el beat del corazón.

Anónimo dijo...

"saudade" eso es lo que siento por ti y lo que siento al oir esta cancion. bes. D.Gamez